Celebrities » Especiales » Boda Real Magdalena de Suecia y Christopher O'Neill

FAMILIARES Y AMIGOS DE DOÑA MAGDALENA Y CHRIS O'NEILL LLEGAN A LA CAPILLA DEL PALACIO

Los invitados a la Boda Real de Suecia llegan con estilo y elegancia al Palacio Real de Estocolmo

Puntuales como manda el protocolo, los invitados a la gran boda real de Magdalena de Suecia y Chris O’Neill han llegado dando una auténtica lección de estilo, elegancia y sencillez a la capilla del Palacio de Estocolmo donde se dará el sí quiero la pareja. Entre los asistentes que más expectación han causado hemos podido ver al diseñador Valentino; Luis Medina, perfecto con frac y pajarita,  y a la novia del príncipe Carlos Felipe, Sofia Hellqvist, espectacular con un diseño lavanda.

Publicidad

Celebrities.es | Madrid
| 08.06.2013 21:31

Por fin llegó el gran día. Magdalena de Suecia y Christopher O’Neill pasarán por el altar para convertirse en marido y mujer y, como no podía ser de otra manera, los invitados a la boda se han convertido en los otros grandes protagonistas del día.

Así, Luis Medina, único representante español en la ceremonia, ha brillado con luz propia a su llegada a la capilla del Palacio Real de Estocolmo, luciendo un elegantísimo frac y pajarita que le sentaban a la perfección. Igual de perfectos también hemos podido ver al diseñador Valentino y a la guapísima novia del príncipe Carlos, Sofia Hellqvist, con un vestido largo en tono malva que resaltaba aún más si cabe esa belleza morena que tanto le caracteriza.

Los representantes de Grecia también hacían su aparición estelar, con una espectacular Tatiana en azul agua del brazo de su marido, el príncipe Nicolás, y por delante de la también elegantísima princesa Teodora, quien optó por un vestido de paillettes azulados.

Y, como no, la hermanísima de Magdalena, Victoria de Suecia, llegaba con la pequeña Estelle en brazos y acompañada de su marido, Daniel. Ambos sonrientes y deslumbrantes a su llegada y dejando bien claro lo emocionados que están con el matrimonio de la pareja, al igual que su hermano, el guapísimo príncipe Carlos Felipe, que llegó del brazo de su madre, la reina Silvia, vestido de un favorecedor uniforme.

Publicidad