Kate Middleton, la prometida del Príncipe Guillermo de Inglataterra ha confesado estar algo nerviosa por el enlace que se celebrará el próximo 29 de abril.

Y son tantos los nervios que parece que Kate está adelgazando a una gran velocidad y hemos sabido que, el anillo de pedida que lució junto a Guillermo en el día de la gran noticia de su boda, le queda grande.

La joya, elaborada con zafiro y diamantes, perteneció a la difunta madre del novio, Lady Di, pero Kate, ha pedido a los joyeros reales que se la ajusten a su medida para evitar perderlo.

Middleton, como sigas adelgazando, vamos a tener que pegarnos a la tele para verte vestida de novia.