Celebrities » Especiales » La boda de Kate y Guillermo

Boda Real británica

Así era Diana y así es Kate

El Príncipe Guillermo goza de una buena imagen, reforzada además por la de su futura esposa, Kate Middleton. Los británicos la han acogido con el mismo entusiasmo con el que recibieron a Lady Di. Y aunque muchos intenten buscar parecidos, lo cierto es que tienen pocas cosas en común.

Publicidad

Marisa Dorta | Madrid
| 11.04.2011 18:31

Diana Frances Spencer nace en una familia de la nobleza en el sur de Inglaterra. Era hija del conde de Alzorf y su primera esposa. Tenía tres hermanos. Pasó de niña por varios internados pero siempre reconoció ser una mala estudiante. Con 18 años se instaló en Londres dónde comenzó a trabajar como ayudante en un jardín de infancia hasta que se casó con el príncipe Carlos. Tenía 20 años.

Catherine Elizabeth Middleton pertenecía a una familia de clase media del este del país hasta que sus padres dejan sus trabajos en la compañía British Airways. La pareja monta un negocio de venta por internet de artículos de fiesta que le convierte en millonarios.

Gracias a él pueden enviar a Kate y a sus dos hermanos a los mejores colegios donde solo asistían los hijos de la aristocracia inglesa. Es licenciada en Historia del Arte. En la Universidad de Saint Andrews conoció a su futuro marido: el príncipe Guillermo. Se casa con 29 años.

A primera vista es más lo que las separa que lo que las une. El noviazgo entre Lady Di y el príncipe Carlos duró unos meses. Frente a los ocho años de relación de Kate y el príncipe Guillermo. Diana era reservada, tímida y discreta... Catherine es más extrovertida y popular. Kate ha marcado tendencia desde el principio mientras que Lady Di fue poco a poco definiendo su estilo hasta conseguir ser imitada por millones de mujeres.

Pero ambas, Diana Spencer y Catherine Middleton tienen algo en común: además de soportar el asedio constante de los paparazzi, aportaron a la Familia Real un poco de aire fresco. Consiguieron ilusionar a un pueblo cansado ya de los escándalos de la monarquía británica.

 

 

Publicidad