SON TRANQUILOS AUNQUE PUEDEN DAR UN SUSTO PARA QUIEN INTENTE COGERLOS

SON TRANQUILOS AUNQUE PUEDEN DAR UN SUSTO PARA QUIEN INTENTE COGERLOS

Las playas de Valencia y Castellón alertadas por la presencia de peces raya

La costa de Valencia y Castellón se encuentran estos días inundadas por la presencia de peces raya. Una especie tranquila pero que puede dar un susto para quien intente atraparlos. Una sobrepoblación, una falta de depredadores naturales o las altas temperaturas de las aguas de las playas son las causantes de la masiva presencia de estos animales.

Preocupación en el litoral de Valencia y Castellón por la presencia, muy cerca de la orilla, de peces raya, una especie que puede ser muy venenosa. Tres playas tuvieron que ser cerradas durante el fin de semana por la enorme cantidad de esta especie. Aunque son animales tranquilos pueden dar un susto para quien intenta cogerlos. Todavía ningún bañista ha resultado herido.

Los biólogos de l'Oceanogràfic de Valencia, en la Ciudad de las Artes y las Ciencias, consideran que los peces raya han llegado a la costa porque hay más ejemplares debido "a la disminución de depredadores naturales" de este especie, así lo ha indicado José Luis Crespo, veterinario del Área de Recuperación de l'Oceanogràfic. También ha señalado que "sólo por la superpoblación" de peces podría justificarse la mayor presencia de rayas en las playas. También ha apuntado que los peces podrían acercarse a la costa por ser una zona en la que el agua está más caliente.

Otra de las causas por las que se ha dado la alerta en las playas de Valencia y Castellón son que esta especie se encuentra en época reproductiva. Las altas temperaturas de las aguas de costa también atraen a los peces raya hembra para tener sus crías.

Igualmente, el veterinario ha destacado que el pez raya no es agresivo para el hombre aunque puede resultar incómodo por las picaduras dolorosas que puede producir el aguijón que tiene en la parte superior de la cola. José Luis Crespo ha señalado que éste actúa como un "sistema de defensa" que el pez raya agita y clava, lo que en el caso de los humanos puede producir "dolor agudo a nivel local".

Para evitar estas situaciones, el experto recomienda no acercarse y no tocar a estos peces pero tampoco huir de ellos. Ha pedido que se dé "normalidad" a su presencia y que se intente "integrarlo" en la zona de baño sin problema aunque sabiendo que se ha de mantener una distancia.

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.