COVID-19

Ómicron podría suponer el final de la pandemia del coronavirus, según la OMS

Esta variante del COVID-19 podría infectar al 60% de los europeos, por lo que se cree que ómicron podría ser el final de la pandemia del coronavirus.

En resumen

Publicidad

Aunque las elevadas tasas de contagio del COVID-19 que está dejando ómicron continúan preocupando, la OMS lanza el mensaje de que esta variante, con la que se espera que se infecte el 60% de los europeos de aquí al mes de marzo, podría suponer el final de la pandemia del coronavirus.

En palabras del Catedrático de Microbiología de la Universidad de Navarra: "probablemente en esta sexta ola el número de infectados supere los diez millones de contagios de COVID-19, lo que indica que esta sexta ola ha sido imparable".

Poco a poco se puede ir observado que los datos de infecciones no son tan elevados como hasta ahora, este fin de semana se habría producido un 10% menos de contagios que hace 7 días. Según el matemático Santiago García Cremades, "a principios de febrero podríamos tener datos de incidencia muy bajos". La cara mala es que las muertes por coronavirus continúan siendo muchas, 210.

Las dosis de refuerzo de las vacunas evitan casos graves

La principal medida de protección que hay frente al coronavirus continúan siendo las vacunas contra la COVID-19, sobre todo frente a casos de pacientes con enfermedades previas. Según ha indicado la OMS, esa protección de las vacunas frete a los casos graves de Covid-19 desciende con la variante ómicron del coronavirus a un 50%, aunque con la dosis de refuerzo el porcentaje aumenta al 80%.

En el sexto informe que la OMS ha actualizado sobre la variante ómicron del coronavirus, explica que la nueva cepa ya se ha detectado en 171 países de todo el planeta. El hecho de que ómicron sea capaz de evadir la inmunización que dan las vacunas o los anticuerpos de los pacientes que han sufrido la enfermedad ha contribuido a la gran transmisión global que ha experimentado.

La OMS insiste en que el riesgo en la pandemia a consecuencia del auge de la variante ómicron continúa siendo "muy alto" y explica que la eficacia de las vacunas se conserva principalmente frente a formas graves de la enfermedad, aunque no tanto contra la infección.

Publicidad