El matrimonio formado por Matías y Marcela sigue dando pequeños pasos con los que recuperar la relación que tenían antes de todo lo que sucedió. Marcela aprovecha para comentarle lo que ocurrió entre ella y Alicia la noche anterior en la plaza del pueblo. Con una gran indignación, Marcela expresa sus sentimientos hacia él.

“Yo no voy a competir por el amor de mi marido”, confiesa Marcela para hacerle ver a su marido que quiere que las cosas vuelvan a ser tan sinceras como en el pasado. Él, que dice sentir lo mismo, le ruega que confíe en su buen hacer. ¿Lograrán lo que parece que ambos quieren?