Alicia y Marcela se han encontrado en la plaza del pueblo durante la noche. A la hija de Urrutia se le han pasado por la cabeza algunos momentos vividos junto a Matías en días anteriores hasta que Marcela llama su atención. La mujer de Matías no tiene ningún miedo de enfrentarse a ella y decirle lo que verdaderamente piensa sobre su persona.

“Además de fresca, eres una embustera”, le espeta Marcela y aprovecha para preguntarle si pasaba por allí para encontrarse con Matías. Alicia confiesa que entre ella y Matías ya no hay nada. “Matías es suyo Marcela, siempre lo ha sido”, confiesa Alicia para dejarle ver que ella no forma parte de la lucha en la que se habían metido.