Los despedidos se emborrachan sin imaginar que son ‘los elegidos’