El periodista Nacho Abad ha relatado que los forenses y agentes que acudieron al interior de la vivienda se encontraron "una escena dantesca con paredes pintadas con sangre, catanas, cuchillos y objetos similares".

Los vecinos aseguran que tatuaba hasta altas horas de la madrugada. Le describen como "una persona muy introvertida" y recuerdan que solía dejar las deposiciones de sus perros y el patio lleno de basura.

El perfil de este joven es el de alguien obsesionado con el culturismo que acudía a entrenarse diariamente al gimnasio de un famoso actor. Los compañeros con los que entrenaba en el gimnasio aseguraron en su declaración que habían notado un comportamiento extraño en los últimos días.

Fue una novia del presunto asesino quien le denunció ante la Guardia Civil tras acudir al 'chalé de los horrores' y ver partes del cuerpo de la víctima desperdigadas en el domicilio en un macabro ritual.