La hipótesis policial es que le asaltaron y golpearon para que confesase las claves de acceso a la tarjeta bancaria. En los últimos días se ha intensificado la búsqueda del cuerpo de este vecino en las zonas cercanas. El sospechoso declaró que se encontró las claves de la tarjeta en un papel que estaba en la calle, versión a la que los investigadores no dan credibilidad.

El principal sospechoso de la desaparición se encuentra en prisión provisional acusado de estafa. La aparición del cuerpo de Roberto García sería clave para poder ampliar la acusación. El detenido ha escrito una carta a dos amigos a los que investigaron por su relación con el sospechoso. Les pide perdón porque la investigación les haya salpicado y les da instrucciones de cómo gestionar sus pertenencias personales:

"Lo siento mucho por meteros en esto. Os pido perdón. Podéis disponer de mi coche y de mi casa y de las herramientas que tengo. Tengo comida en casa, podéis llevárosla porque se va a estropear. Por favor, dad de baja mi teléfono para que no se acumulen las facturas. No hagáis caso de lo que dice la televisión. Tened cuidado con lo que decís, porque todo se filtra".