PROGRAMA 1 - TEMPORADA 3 POR @SUPERFALETE

PROGRAMA 1 - TEMPORADA 3 POR @SUPERFALETE

La tía Amparo y la soltería de Michael, lo más top del primer programa de 'Casados a Primera Vista'

@SuperFalete comenta con nosotros los programas de 'Casados a Primera Vista': "La decisión de Marie de quedarse con Jonathan fue acogida con más pitos que aplausos en mi TL, aunque la mayoría se alegraba de saber que Michael, un italiano joven, guapo y rico había quedado libre. Por Marbella anda. Por otro lado, es una lástima que la tía Amparo no sea una de las protagonistas del programa porque me cae muy bien"

La tía Amparo y la soltería de Michael, lo más top del primer programa de 'Casados a Primera Vista'
La tía Amparo y la soltería de Michael, lo más top del primer programa de 'Casados a Primera Vista' | antena3.com

Ayer nos presentaron a Marie que, en realidad, se llama María Elena. Se trata de una venezolana afincada en Madrid que piensa que el matrimonio es algo muy importante y ha hecho lo que haría cualquier persona en su lugar: ir a un programa de televisión en el que te casas con alguien que no conoces.

Previamente nos aclaraba que ninguna de sus parejas ha funcionado, excepto una que falleció. Supongo que se expresó mal, pero a mí me daría un poco de miedo dormir con alguien que piensa que para que nuestra relación funcione tengo que morirme.

Tras su entrevista con los psicólogos del programa, se introdujeron los datos en el ordenador y se produjo un empate entre dos candidatos: un sevillano, Jonathan Ortiz, y un italiano, Michael Quartucci. La idea es que Marie se dirija al altar y elija entre ambos.

Llega el día de la boda y allí están los invitados. Vamos a ser honestos en este tema: los italianos nos golean en estilismo y esto se hace más evidente cuando ellos llegan ataviados con traje y corbata y al otro lado aparecen los amigos del sevillano, que parecen unos extras que se acaban de escapar de un capítulo de Hawaii 5-0, pero de la versión de 1968.

Cuando Marie llega al altar se encuentra a los dos allí. Jonathan ha aparecido por primera vez sin gorra y el sol de Cancún se refleja en su cráneo rapado. Le dejan formular una pregunta para elegir al ganador y ella quiere saber qué es para ellos la libertad. Elige al sevillano porque le contesta que "Libertad es que uno sea libre". Yo habría preguntado: “¿A quién acompañan los de las camisas de flores?” y así tendría claro mi descarte.

La decisión de quedarse con Jonathan fue acogida con más pitos que aplausos en mi TL, aunque la mayoría se alegraba de saber que Michael, un italiano joven, guapo, rico y dispuesto a casarse incluso con alguien que no conoce había quedado libre. Por Marbella anda.

Tras “La decisión de Marie” pasamos a la segunda película, de trama bastante más complicada. Ya no solo porque los dos protagonistas se llaman Jesús y hay que distinguirlos por su apellido: Jesús Carrillo y Jesús Macías, sino porque hay un conflicto socio-cultural que puede hacer que esto acabe como Romeo y Julieta o, más exactamente, como West Side Story porque hay bailes.

Es que Jesús Carrillo no tiene la aprobación de su madre. O, al menos, no tiene la suficiente aprobación como para acompañarle a Cancún y ser su madrina. Ella justifica esta decisión con un argumento irrebatible: cuando le ha contado su hijo lo del programa “se ha quedao cuajá”. Luego lo arregla porque la noche antes de la boda le manda una nota de voz en la que le recuerda que le quiere: "Te como tu cara y tu corazón".

En su lugar va la tía Amparo. Es una lástima que la tía Amparo no sea una de las protagonistas del programa porque me cae muy bien. Ella tiene un mal presentimiento con Jesús Macías y, con bastante diplomacia, le va lanzando indirectas que le tienen desconcertado. Mientras tanto, él intenta ganarse la confianza de su ya marido contándole que le gusta a la Semana Santa, el Rocío y las chirigotas. Todo un acierto porque a Jesús Carrillo no le gusta nada de eso.

Y así acaba la cosa, con Jesús Carrillo que reconoce que tiene miedo de la noche de bodas y Jesús Macías que, aunque no lo reconozca, lo tiene de tía Amparo. Todos tenemos nuestras fobias: la mía era ver en una boda a un hombre con camiseta negra escotada bajo un traje de chaqueta azul y también se ha cumplido.

| Madrid | 10/01/2017

Más noticias

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.