Hay algunas verduras y hortalizas que a la hora de pelarlas puede resultar una tarea de lo más engorrosa, como por ejemplo el tomate. Su fina y quebradiza piel convierte la tarea de pelarlo en todo un suplicio, no obstante, en el vídeo te damos algunos consejos que puedes utilizar para que la hora de pelar las verduras no se convierta en un infierno.

Hay algunas verduras y hortalizas que se pueden comer con o sin piel, como es el caso de la patata, o el ya mencionado anteriormente, el tomate. Aunque la patata la mayoría de veces la asociamos a platos en los que esta está completamente pelada, existen otros deliciosos platos donde esta va acompañada de la piel e incluso también está la posibilidad de reutilizar la piel como un pequeño entrante sin necesidad de deshacernos de ella.

En el caso del tomate, la mayoría de veces que se consume fresco, este suele ser en ensaladas y acompañado de su piel. Sin embargo, hay platos donde necesitamos pelarlos. Una tarea bastante tediosa pero que con los consejos que os ofrecemos en el vídeo se os hará más llevadera. Además, no son recomendaciones únicamente para los tomates, sino que pueden servirnos para prácticamente todos los vegetales.

SEGURO QUE TE INTERESA:

Llevas toda la vida pelando mal las patatas