De templo religioso, a bazar chino. Este esta es la transformación que una iglesia del centro de Bilbao está viviendo después de que un grupo de empresarios chinos comprase el inmueble para montar un bazar de 1.000 metros cuadrados.

La iglesia llevaba cuatro meses en venta después de caer en bancarrota con una deuda que alcanzaba los 35.000 euros. La cara ubicación del templo en pleno centro de la ciudad y la falta de fieles obligaron al obispado a cerrarla y ponerla en venta.

Unas semanas más tarde, el grupo de empresarios asiáticos compró el inmueble para darle una nueva vida a la parroquia de Cristo Rey. Este viernes los trabajadores encargados de la reforma continúan avanzando en la transformación del local retirando las figuras religiosas que decoraban las paredes.

Entre los vecinos los vecinos, la apertura del nuevo bazar ha causado distintas reacciones, desde quienes piensan que "se están haciendo con todo", hasta los que opinan que es una buena forma de darle una segunda oportunidad a un espacio que estaba vacío.

También te puede interesar...

Van Gogh y Picasso 'made in China' para colgar en cualquier salón del mundo