Las redes sociales se volcaron con Selia cuando colgó un tuit anunciando que la tienda ecológica de su madre, en Cartagena (Murcia), iba a cerrar por la falta de clientes.

 

"Mi madre va a cerrar su tienda a granel y ecológica en Cartagena porque no viene nadie", confesaba la tuitera a través de la red. Se trata de un comercio sostenible donde no se utilizan plásticos ni se venden productos sin gluten, veganos, frutos secos, tés, especias y legumbres.

 

Twitter le concedió el deseo que ella quería. En un par de días, el mensaje alcanzó cerca de 80.000 retuits y les gustó a más de 60.000 personas.