Publicidad

Pesca

Rogelio Queiruga, el pesacador gallego que difunde a través de las redes sociales el respeto al medio marino y a las personas

Rogelio es pescador y maneja igual de bien las redes de pesca y las sociales. Sus videos, en los que intenta concienciar de la importancia de cuidar el entorno marino, reciben miles de visitas.

Es pescador, gallego, de Porto do Son, pero Rogelio Queiruga es además un experimentado navegante de las redes sociales. A través de Internet divulga su oficio y el amor que siente por el mar.

"40, 60, 80, 100…", hasta 140 euros, en forma de siete centollas, lanza por la borda una vez sus redes las han capturado. "Fíjate, están llenas de huevas, cada centolla tiene unas 15.000 huevas, ósea, 15.000 nuevas centollas que estaríamos matando". Rogelio supervisa los vídeos que graba a diario y nos explica el porqué de sus devoluciones al agua. "Mira este santiaguiño, no tiene el tamaño adecuado, y es una especie que además falta en nuestras aguas".

Su labor en internet, que compagina con el oficio que lleva ejerciendo desde los 14 años, ha dado la vuelta al país. "Aún me sorprendo cuando me paran por la calle y me dan la enhorabuena", explica orgulloso. Sus vídeos ya han llegado a algunos colegios de la zona, y sirven en las clases de biología para concienciar sobre la importancia de cuidar el medio marino. Además de pescar, devolver capturas no apropiadas al mar y grabarlo todo en vídeo, también recoge desperdicios, basura y todo lo que encuentra que no es propio del medio marino. "Nosotros somos pescadores, no podemos pedirle a las instituciones ni a las personas que limpien los mares si nosotros, que somos los primeros en trabajar aquí, no lo hacemos".

Nos enseña especies desconocidas para el público general, muestra con la ayuda de un metro cuándo cumplen o no el tamaño y libera de sus redes las especies que no deberían ser capturadas. "Mira ese tiburón, lo grabamos un día que habíamos salido a pescar y el pobre se enredó en los aparejos. Conseguimos soltarlo y parece que te dan las gracias cuando se marchan", comenta orgulloso.

Rogelio es un hombre de mar que navega por la red para acercarnos este trozo de Galicia hasta nuestros dispositivos móviles y concienciarnos sobre la necesidad de cuidar su medio de vida.

Publicidad