Origen de la tradición de tomar 12 uvas en Nochevieja

Publicidad

Nochevieja

¿Por qué se toman las uvas en Nochevieja? La tradición de fin de año

El 2020 se despedirá en medio de una pandemia mundial, sin embargo la costumbre de comer las 12 uvas el último día de diciembre seguirá muy presente. ¿Por qué se toman uvas en fin de año? Aquí te explicamos el origen de una de las tradiciones más arraigadas en España, y en otras zonas como México, Venezuela, Ecuador, Perú y Chile, durante la noche de fin de año.

La pandemia del coronavirus ha obligado a cambiar algunos hábitos en Navidad. El 2020 se despedirá con restricciones: menos reuniones familiares, toque de queda y confinamiento perimetral. Lo que no cambia y se mantiene es la tradición de tomar las 12 uvas en Nochevieja. Sin embargo ¿conocemos realmente por qué se comen uvas en fin de año?.

Tradición burguesa

Una costumbre que según explica el autor Jeff Koehler en su libro 'Spain: Recipes and Traditions from the Verdant Hills of the Basque Country to the Coastal Waters of Andalucía' data de 1880. En esa etapa la burguesía española solía beber champán y comer uvas durante la cena de fin de año. La población comenzó a imitar esta práctica burguesa hasta que terminó siendo una realidad en todas las casas. No es la única teoría sobre las uvas en Nochevieja. Otra hipótesis se remonta a 1909. Ese año la cosecha de uva blanca fue tan buena que los productores de Alicante comercializaron al máximo el producto y lo vendieron como las "uvas de la suerte" para estimular la demanda.

A lo largo de los años la tradición de uvas en fin de año, ha ido adquiriendo un simbolismo diferente. Para algunos comer las 12 uvas el 31 de diciembre supone empezar el nuevo año con buena suerte, mientras que para otros es la oportunidad de pedir 12 deseos.

12 uvas en la Puerta del Sol

En los últimos años la Puerta del Sol en pleno corazón de Madrid se ha convertido en el lugar preferido por muchas personas para despedir el año y recibir el siguiente. Cada año la plaza de la capital se convierte en el epicentro de la Nochevieja en todo el país. Un hervidero de gente llegada desde todos los puntos de la geografía española que se reúne para tomar las 'uvas de la suerte' mientras suenan las campanadas. Sin embargo, este 2020 será el primer año en mucho tiempo que el reloj de la Real Casa de Correos dará las campanadas sin público presente, con el fin de evitar la transmisión del virus.

Publicidad