En el primer semestre de 2019 han fallecido 489 personas en las carreteras, lo que supone 53 víctimas mortales menos que de enero a junio del pasado año, cuando perdieron la vida 542 personas, según los datos que este lunes ha publicado la Dirección General de Tráfico.

Este descenso del 15,9 por ciento entre ambos periodos se debe fundamentalmente a las buenas cifras de junio, que ha cerrado con 78 fallecidos en carreteras frente a los 114 del mismo mes del año pasado, es decir, 36 fallecidos menos.

El mes de marzo de este año, con 97 víctimas, ha sido el único mes del semestre con más fallecidos respecto a 2018, cuando perdieron la vida 82 personas. Salvo este mes, el resto ha registrado mejores cifras de siniestralidad respecto a 2018: en enero fallecieron quince personas menos, en febrero la cifra disminuyó en dos víctimas, en abril hubo cinco muertos menos y en mayo bajaron en nueve.

Durante el pasado fin de semana, el primero de la operación verano, entre las tres de la tarde del viernes y las doce de la noche del domingo, se produjeron seis accidentes mortales en los que han fallecido seis personas, de los cuales dos eran motoristas y uno peatón.

Entre los accidentes hay dos salidas de la vía, dos colisiones y un atropello. Cuatro siniestros ocurrieron en vías convencionales y dos en autopista o autovía. Estas cifras corresponden a vías interurbanas y son provisionales, ya que hacen referencia a las personas muertas en las 24 primeras horas desde que ocurre el accidente.