Las tres personas detenidas por los Mossos d'Esquadra por una agresión sexual múltiple a una mujer en Barcelona han pasado a disposición del Juzgado de Instrucción 29 de la capital catalana, en funciones de guardia, que ha decretado su libertad provisional con la adopción de medidas cautelares. Según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) los dos hombres y la mujer detenidos han pasado a disposición judicial y han prestado declaración. La víctima, por su parte, ha declarado que había reconocido a los cuatro hombres que la habían agredido "en un solar con un asentamiento", de los que dos han sido detenidos, según estas fuentes. La mujer ha declarado con ayuda de un traductor y la declaración "se ha hecho como prueba preconstituida", dado que la víctima tiene residencia fuera de España.

Asimismo, han declarado los tres detenidos, dos de ellos también con ayuda de traductor. Dos han contestado sólo a preguntas de sus abogados y sólo uno ha contestado a todas las partes, según el TSJC. De los tres detenidos, los dos hombres serían agresores sexuales. Pero la víctima ha referido que los agresores son cuatro, por tanto, dos no están detenidos de momento, con diferente participación. Las muestras de ADN no han sido aún nominalizadas y no hay identificación aún, según informa el TSJC. Dados los testimonios, la Fiscalía no ha pedido prisión para los detenidos y el magistrado ha acordado libertad provisional con comparecencia semanal, retirada de pasaporte y prohibición de salir del país. El Juzgado de Instrucción 29 se inhibirá en los próximos días en favor del Juzgado 8 por fecha de denuncia.

Los dos hombres y la mujer han sido detenidos por su presunta relación con esta nueva agresión múltiple ocurrida el pasado fin de semana, cuando la víctima asegura que la retuvieron durante varios días y contra ellos se ha abierto causa por agresión sexual y detención ilegal. Los Mossos conocieron los hechos el pasado martes, día 16, cuando unos ciudadanos alertaron de que habían encontrado a una mujer caminando desorientada y que pedía ayuda, en el distrito barcelonés de Sant Martí de Provençals. La víctima, que debió ser trasladada a un hospital debido a su estado, ha declarado que estuvo retenida durante el pasado fin de semana en un descampado con puertas metálicas, lugar donde se habrían producido las agresiones sexuales.

La policía ha informado este sábado en un comunicado de que la víctima de la agresión pudo escapar del descampado y que ha afirmado que no recordaba con exactitud cómo fue conducida hasta el lugar de los hechos ya que se quedó dormida en un banco de la ciudad. Al despertarse, explicó que unos hombres la habían llevado al descampado donde se habrían producido las agresiones y donde habría quedado retenida durante todo el fin de semana pasado. Los Mossos pudieron localizar el lugar donde presuntamente se habrían producido los hechos e identificaron a diversas personas que podrían estar relacionadas con la agresión.

Este pasado viernes por la mañana, los Mossos detuvieron a dos hombres como presuntos autores de agresión sexual y detención ilegal, de nacionalidad rumana, y a una mujer, de nacionalidad española, que sería autora de una detención ilegal y delito de lesiones leve. Según publica este sábado La Vanguardia, la víctima es de nacionalidad rusa y añade que la policía ha localizado a la madre de la joven, que vive en Benidorm (Alicante), quien creía que su hija estaba en Rusia. La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha condenado este nuevo caso de violación múltiple y se ha puesto a disposición de la víctima, "para lo que pueda necesitar".

En declaraciones a los periodistas, tras inaugurar este sábado el CAP Roger, en el barrio de Sants-Badal, de Barcelona, la alcaldesa ha prometido un mayor presupuesto del consistorio para reforzar las políticas antimachistas y ha pedido el acompañamiento y la colaboración de la Generalitat y del Estado en este sentido. Colau confía en que todos los responsables de la agresión sexual a esta joven sean detenidos y que no haya impunidad, ni en este caso ni en ningún otro, y ha reflexionado: "No nos podemos acostumbrar a que se mate, viole y agreda regularmente a las mujeres". Por su parte, la concejal de ERC en el Ayuntamiento de Barcelona Elisenda Alamany ha pedido "toda la contundencia que sea necesaria contra los autores de esta violación múltiple en nuestra ciudad, y todo el apoyo a la víctima".