Los vecinos del distrito del Ensanche, Barcelona, se oponen con firmeza a la inauguración de un local que ofrece shows eróticos y que, supuestamente, ofrece el envío de acompañantes a domicilio.

El local cuenta con jacuzzis, barras de bar, camas redondas y también habitaciones para alquilar por horas. El problema nace porque el local se va abrir debajo de un edificio donde residen personas.

El negocio aspira a convertirse en el establecimiento más lujoso dedicado, según sus propietarios, al entretenimiento adulto: chicas subidas a las barras, espectáculos eróticos y sexuales e incluso porno en vivo. Pero, la gran novedad del servicio es que se ofrece acompañamiento para los clientes que lo deseen. Ese ha sido el motivo por el que los vecinos han 'declarado la guerra' al local.

Los propietarios del negocio, que se inaugura este miércoles, se defienden contras las acusaciones que los tachan de 'proxenetas', y sostienen que ellos sólo son "intermediarios".

Pese a las quejas de los vecinos, el local cuenta con las licencias pertinentes y sus responsables aseguran que ellos son los más interesados en que no haya ningún tipo de problema.