La Guardia Civil ha intervenido en la madrugada del pasado martes algo más de media tonelada de almeja ilegal que circulaba en un turismo que fue interceptado en la autopista AP-9, a la altura del municipio de Caldas de Reis (Pontevedra).

Según ha informado el Instituto Armado, los hechos sucedieron sobre las 2.00 horas cuando la dotación de la Patrulla Fiscal y Fronteras de la Guardia Civil de Vilagarcía de Arousa interceptó un turismo, con placas de matrícula portuguesa, que circulaba con "evidentes signos de exceso de peso", a la altura del kilómetro 115 de la AP-9.

Al inspeccionar el vehículo, la Guardia Civil comprobó que, tanto en los asientos posteriores como en el maletero, llevaba "una importante cantidad" de sacos de almeja, han destacado las mismas fuentes, tapados con mantas, que viajaban sin ningún tipo de documentación y en un medio de "transporte inadecuado" para este tipo de mercancía.

En total se contabilizaron 23 sacos que contenían 562 kilos de almejas de distintas clases, que fueron aprehendidas y depositadas junto al vehículo, que también fue intervenido, en la Unidad Operativa de Gardacostas de Galicia en Vilaxoán, en Vilagarcía de Arousa. El conductor y propietario del vehículo, con residencia y domicilio habitual en Portugal, fue denunciado ante los órganos competentes de la Xunta de Galicia como presunto responsable de sendas infracciones administrativas a la Ley 11/2008*de Pesca de Galicia y*al Real Decreto 1211/1990, por el que se aprueba el Reglamento de la Ley de Ordenación de los Transportes Terrestres.

De Portugal

En el "escaso margen de dos meses", destaca la Benemérita, la Guardia Civil se incautó en la provincia de Pontevedra "de algo más de tres toneladas de almeja ilegal procedente de Portugal". Al respecto, ha recordado que el pasado fin de semana se incautaron otros 1.800 kilos en las proximidades de O Grove (Pontevedra).