La historia de Nano es una de las que te llega al corazón. Este pequeño gato de grandes ojos fue rescatado por la asociación Animal Rescue España a principios del mes de agosto.

Nano fue recogido de la calle con las orejas mutiladas y lleno de gusanos, pero su vida había cambiado por completo en ese momento aunque él todavía no lo supiera.

Los veterinarios confirmaron que el corte de las orejas fue intencionado, pero por suerte llegó a manos de los voluntarios de Animal Rescue España y a partir de ahí todo fue a mejor.

Los veterinarios y voluntarios le quitaron los gusanos que "le estaban comiendo vivo" y le curaron las orejas para intentar que no perdiera audición.

A pesar del sufrimiento y de haber vivido en sus carnes la crueldad humana, a Nano no se le fueron las ganas de jugar y de dar cariño.

Según relataban a través de vídeos publicados en la cuenta de Facebook de la asociación, los cuidadores mostraban la evolución de Nano, que poco a poco iba recuperándose de las heridas y cada vez tenía más ganas de jugar.

Tras la difusión de su historia, la protectora indicaba que Nano ha encontrado una familia que le quiere y le cuida como se merece.