Clara jamás imaginó que un bañador con redecilla fuera un peligro para su hijo Juan, de 7 años. Por esta tela, el pequeño acabó en el hospital un día de playa. "Mi hijo se le había quedado la piel del prepucio enganchada en la rejilla del bañador", nos comenta Clara Castro, su madre.

Los médicos intentaron desengancharle la malla, pero debido a la extrema precaución, tuvieron que retirársela entre siete compañeros. Tras retirarle los hilos del pene, los sanitarios dijeron a Clara que lo que le había ocurrido al pequeño Juan era conocido como el 'Síndrome del Torniquete'.

"El Síndrome del Torniquete provoca una obstrucción del riego sanguíneo con el peligro de que hay personas que pierden el miembro", explica Ludwin Hernández Fuertes, pediatra. "Mi hijo ha estado 10 días sin poder bañarse ni en la playa ni en la piscina para curar las heridas y además una crema con corticoides", explica Clara.

"Cuando un niño tiene llanto sin una causa evidente, hay que buscar que no esté sufriendo el síndrome del torniquete", relata el Dr. Fuertes, que comenta que estos casos son más frecuente de lo común. Además, esta estrangulación también se da en los dedos de las manos y de los pies, especialmente en bebés.

A la hija de Melendi le ocurrió lo mismo y no llevaba puesto un bañador. Su mujer publicó una foto en las redes sociales para demostrar que un simple pelo le había cortado la circulación sanguínea de su hija. Por ello, los médicos recomiendan, cuando ocurren estos casos, acudir al hospital.