Formación y preparación minutos antes de salir a un operativo, esta es una de las señas de identidad de la Unidad de Prevención y Reacción de la Policía Nacional. Un grupo creado para potenciar la capacidad operativa de las patrullas policiales en zonas con problemas de seguridad ciudadana.

Esta unidad es la encargada de velar porque las madrileñas fiestas de San Isidro se desarrollen sin incidentes. Para lo que se despliegan en una abarrotada zona de ocio de la capital. Con su presencia se quiere evitar peleas entre bandas y reyertas con arma blanca, como el apuñalamiento a un joven de 19 años ocurrido en este mismo lugar hace tres días. Su labor de prevención les lleva a efectuar identificaciones y cacheos a grupos sospechosos.

Asimismo, esta unidad de respuesta inmediata actúa también ante inesperados y graves problemas de orden público, auxilio al ciudadano e incidentes terroristas.