La Asociación Pro Deficientes Psíquicos de Alicante (APSA) ha denunciado este lunes que un bar de Guardamar del Segura se ha negado a atender a un grupo de 33 discapacitados que pidió, sin conseguirlo, bebidas y bocadillos.

"Me hallo indignada con el trato recibido en esta cafetería de Guardamar. Me disponía a tomar un refresco con la asociación, en la cual soy voluntaria, en nuestra excursión semanal, APSA. Un grupo de 33 chavales muy educados que solo querían tomar algo y gastar su dinero como lo haríamos cualquiera de nosotros", ha denuncidado a través de Facebook una miembro de la asociación que los acompañaba.

La mujer relata que su coordinadora entró en la cafetería a hablar "con la dueña/camarera" y, tras ello, asegura que les miró mal y que les dijo que no tenía "refrescos para todos". "Nos levantamos de la terraza y nos vamos, cuando antes, uno de los chicos le pide a la mujer un bocadillo y ésta le contesta que NO TIENE", lamenta.

"Aquí tenemos una muestra más de la discriminación que aún existe en siglo XXI, donde a mis chicos SE LES HA DISCRIMINADO POR TENER UNA DISCAPACIDAD INTELECTUAL. Compartid para que estos actos no queden impunes", denuncia la mujer en su cuenta de Facebook.