El juicio por la violación múltiple de una menor en Manresa (Barcelona) encara su recta final, con la declaración de los últimos testigos y peritos, a la espera de que la Fiscalía decida si mantiene la acusación de abusos contra los seis procesados o la eleva a agresión sexual.

La tía de la víctima ha contado que, al día siguiente de la fiesta, su sobrina le dijo que tenía dolores pero que no se acuerda de nada de lo que había ocurrido el día anterior. Relata además que, poco después, una amiga suya le escribió un mensaje en el que le decía que ha mantenido relaciones sexuales con varios chicos.

La madre de la víctima decidió entonces acompañarla a la farmacia para comprar la píldora del día después, según relata la tía. Añade también que lo que le dice la amiga es que no habían sido unas relaciones consentidas sino que la habían forzado.

Los procesados son tres españoles, tres cubanos y un argentino, todos mayores de edad cuando abusaron de la menor en Manresa. Así lo recoge el escrito de la Fiscalía remitido a la Sección 22 de la Audiencia Provincial de Barcelona, que enjuicia el caso.

Por la violación múltiple, ocurrida en una fábrica abandonada de Manresa adonde la víctima acudió a un botellón, la Fiscalía imputa inicialmente un delito de abuso sexual continuado a seis de los procesados, que la violaron en turnos de quince minutos.