El incendio forestal declarado este sábado en Valleseco (Gran Canaria) avanza sin control, sin que hasta el momento los numerosos efectivos y medios de lucha contra el fuego logren detenerlo, y ya ha entrado en el Parque Natural de Tamadaba, una de las joyas medioambientales de la isla.

Preocupa que la evolución del incendio obligue a la evacuación del núcleo urbano de Tejeda. El fuego ya ha provocado el desalojo de unas 4.000 personas de cuarenta núcleos poblacionales y ha afectado a entre 1.500 y 1.700 hectáreas a última hora de la mañana. El presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, ha afirmado que es un incendio "muy virulento", "no está contenido, ni mucho menos estabilizado ni controlado" y ya ha producido "un desastre" medioambiental.

"Es una situación tremendamente complicada", ha dicho Torres, quién ha subrayado que el objetivo es preservar ante todo la seguridad de las personas. El fuego mantiene dos flancos activos, pero es su cabecera la que presenta más virulencia y ha llegado al Parque Natural de Tamadaba.

En la extinción trabajan por turnos entre 600 y 700 efectivos así como diez medios aéreos, entre helicópteros, aviones e hidroaviones y han sido cortadas once carreteras, todas las que conducen a la zona afectada. Las condiciones meteorológicas de este domingo en Gran Canaria son adversas, con temperaturas altas, vientos de unos 50 kilómetros por hora y una humedad inferior al 30 por ciento.

En la zona afectada por el fuego hay muchos árboles, cuyas copas se están quemando, lo que hace difícil controlarlo, ha destacado Torres. Además, hay barrancos muy estrechos, de difícil acceso, que conducen y extienden el fuego, y el viento está cambiando y podría modificar la trayectoria de las llamas.

El presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales, ha afirmado que el incendio es "muy voraz" y que los municipios más afectados son Moya y Valleseco, pero también lo están Guía, Tejeda, San Mateo y Gáldar. Morales ha reconocido que la situación es preocupante porque el fuego camina sin control en varios flancos y uno de ellos se dirige hacia el Parque Natural de Tamadaba.

"Será muy difícil que no llegue al pinar de Tamadaba y eso nos afecta anímicamente", ha dicho el presidente insular, quien ha señalado que lo principal es evitar las consecuencias del fuego sobre las poblaciones. Para atender a las numerosas personas evacuadas de sus casas debido al incendio, la Delegación del Gobierno en Canarias ha solicitado a la Cruz Roja que traslade entre 400 y 600 camas a Gran Canaria para que puedan ser utilizadas por los vecinos desalojados.

La Delegación del Gobierno en Canarias ha pedido que se active el convenio que regula la colaboración para este tipo de emergencias entre el Ministerio del Interior y la Cruz Roja. Hasta esta tarde, unas 4.000 personas habían sido desalojadas de varios municipios de la cumbre y el norte de Gran Canaria.

Los evacuados por el incendio están siendo alojados, por el momento, en polideportivos como los de San Mateo y Moya. La Unión Deportiva Las Palmas ha solicitado a LaLiga que "tome en consideración" la posible suspensión del partido que tiene que disputar este domingo contra la SD Huesca en el Estadio Gran Canaria (19.00 horas, insular), con motivo del incendio, pero LaLiga ha denegado la petición.