El incendio forestal declarado en Valleseco, Gran Canaria, está sin control, es un fuego "muy virulento", ha provocado el desalojo de unas 4.000 personas de cuarenta núcleos poblacionales y ya ha afectado a entre 1.500 y 1.700 hectáreas.

El presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, ha afirmado que este incendio, que ha considerado más grave que el de Artenara de la semana pasado, ya ha producido "un desastre" medioambiental y ha advertido del riesgo que supone que el fuego entre en el pinar de Tamadaba (noroeste de la isla), hacia donde se dirigen las llamas.

El incendio ha obligado a desalojar cerca de 40 núcleos urbanos y probablemente habrá más en las próximas horas, ha dicho el presidente canario, quien ha pedido a la población que siga las recomendaciones de los servicios de emergencia y nadie se resista a abandonar sus viviendas.

Muchos vecinos exigen ser trasladados con sus animales lo que complica las operaciones de evacuación. No solo son perros y gatos, hay cabras, ovejas e, incluso, burros. Varios vecinos están muy preocupados por los animales que se han tenido que quedar en la vivienda.

Las condiciones meteorológicas de este domingo en Gran Canaria son adversas, con temperaturas altas, vientos de unos 50 kilómetros por hora y una humedad inferior al 30 por ciento. En la zona afectada por el fuego hay muchos árboles, cuyas copas se están quemando, lo que hace difícil controlarlo, ha destacado Torres.