La Audiencia Provincial de Pontevedra ha condenado a seis meses de prisión y el pago de una multa a los dueños de una panadería por obligar a sus empleados a trabajar todos los días del año y darles únicamente libres el día de Navidad y el de Año Nuevo.

Según recoge la sentencia, aceptada por conformidad, los dos hermanos obligaron a sus empleados, desde enero de 2013 y hasta enero de 2017, a trabajar "todos los días del año excepto dos", el de Navidad y el de Año Nuevo.

Con ello, apuntan, "infringieron los derechos que tienen reconocidos en la legislación laboral y en el convenio colectivo del sector" en cuanto a jornada, descanso mínimo y periodos vacacionales.

En el periodo que se juzga, indica el auto, los trabajadores de la empresa prestaron sus servicios en un total de 203 sábados y 252 domingos y festivos sin percibir el importe de las horas extras y sin que las horas trabajadas fueran compensadas con horas de descanso.

A lo largo de esos cuatro años se generó una deuda con la Seguridad Social de algo más de 238.000 euros. Ambos han sido declarados culpables de un delito contra los derechos de los trabajadores y otro de fraude a la seguridad social.