Perros

Condenan a una peluquería canina a indemnizar a la dueña de un perro que perdieron

La dueña de Moncho, el Yorkshire, acudió a la peluquería canina para que le cortaran el pelo. Tras dejarlo, los responsables del establecimiento indican que se soltó y salió por la puerta.

En resumen

  • Se pide 3.000 euros por daños morales y 900 euros por el coste del animal

Un perro Yorkshire

Publicidad

Una peluquería canina de Badajoz ha sido condenada a indemnizar 3.000 euros por "daño moral" a la dueña de un perro que desapareció tras dejarlo en el establecimiento. También se le ha condenado a pagar 900 euros por el coste del animal.

Así lo ha determinado el Juzgado de Primera Instancia nº 1 de Badajoz. Los hechos ocurrieron el 7 de mayo de 2019. En aquel momento la demandante, Verónica, llevó a su perro Moncho a una tienda de productos para mascotas para cortarle el pelo. Era un Yorkshire.

Una hora después, los responsables del establecimiento le llamaron "para manifestarle que el perro se había escapado y no lo localizaban".

No se ha encontrado

El animal lleva desaparecido desde entonces. Su dueña no lo ha localizado a pesar de haber realizado "numerosas gestiones, incluso en distintos medios de comunicación, desplazándose a diferentes lugares donde le indicaban que podría encontrarse". La sentencia también indica que llegó a ofrecer una recompensa de 1.500 euros a quien lo encontrara.

La vista se celebró el 21 de marzo de este año 2021. En la sentencia, la jueza considera que la desaparición del perro causó una situación de "mucha ansiedad y un gran desgaste emocional" a la dueña. Llevaba con su perro ocho años conviviendo.

No acepta pagar el daño moral

La parte demandada, la peluquería canina, acepta su responsabilidad por la pérdida del animal. Sin embargo, se opone al pago de 3.000 euros debido a que no consta acreditado el padecimiento psicológico de la mujer, pero sí al pago de 900 euros.

A pesar de ello. La jueza estima la indemnización debido a que "se considera suficientemente acreditado que" como consecuencia "sufrió u sigue sufriendo una situación de ansiedad, dolor, angustia y zozobra provocada por la pérdida de su mascota".

Los responsables del establecimiento indicaron que el perro se encontraba en la jaula cuando, "en el momento era sacada con su arnés y correa para comenzar el lavado, se soltó de los elementos de agarre y salió corriendo". En aquel momento, la puerta estaba abierta por la entrada de un cliente, por donde el animal salió y que no encontraron.