Los coches y las motos circulan a toda velocidad, como si estuvieran en un circuito. Motoristas y conductores compiten en un barrio residencial de Logroño, " vienen por esta recta y hacen la rotonda a toda velocidad con el riesgo de que puedan llevarse por delante a los peatones", dice una vecina.

Lo hacen ante la mirada de los vecinos que se quedan atónitos, ya han presentado varias denuncias pero continúa la situación de peligro. La competición transcurre a altas de la noche, vulnerando por completo la seguridad para peatones y el resto de conductores.

Los vecinos apenas pueden dormir por el ruido de los motores.

El ayuntamiento ya ha pedido la colaboración ciudadana para identificar a estos conductores temerarios. y ha intensificado la presencia policial en el barrio.