Los casos de sarampión han sufrido un preocupante repunte en todo el mundo. La OMS casi da por erradicada esta enfermedad en los países desarrollados, pero desde hace un tiempo se ha triplicado. En un mundo globalizado, el aumento del turismo y la dificultad para acceder a vacunas en algunos países han hecho que resurja.

Han aumentado los casos en Italia, Francia y Estados Unidos, que sufre el mayor número de casos de los últimos 25 años. Una doctora explica que la introducción de nuevos casos "en países desarrollados" se debe fundamentalmente al "flujo de viajeros internacionales, que provienen de países donde sí esta circulando el virus".

Madagascar, Filipinas y Ucrania son los países que proporcionalmente tienen más casos. Los flujos migratorios en zonas como Venezuela o la dificultad de acceder a la vacuna en países en desarrollo favorece la propagación.

El sarampión provoca picores, fiebre alta o síntomas catarrales. El virus es altamente contagioso, un sólo caso de sarampión puede llegar a contagiar a 20 personas que estén alrededor y sean susceptibles.

En España su incidencia es escasa, los casos que existen son importados, pero es fundamental que se apliquen las dos dosis de la vacuna. A día de hoy los casos de esta enfermedad, altamente contagiosa, se elevan a niveles de 2006.