Conflicto Afganistán

"Únete a la resistencia", el llamamiento del vicepresidente de Afganistán que se declara líder en funciones contra los talibanes

A pesar de que los talibanes se han hecho con el control de casi todo Afganistán, el vicepresidente Amrullah Saleh, promete seguir resistiendo y luchando contra ellos.

"Únete a la resistencia", el llamamiento del vicepresidente de Afganistán que se declara líder en funciones contra los talibanes

Publicidad

El vicepresidente de Afganistán, Amrullah Saleh, ha indicado que permanecerá en el país junto con la población afgana, horas después de que el ya exmandatario afgano, Ashraf Ghani, abandonara la nación tras la llegada de los talibanes a Kabul.

Saleh ha reclamado la presidencia del país y se ha autoproclamado presidente interino legítimo, tras el ascenso de los talibanes que se han hecho con gran parte del país, causando el temor entre la población.

"Según la constitución de Afganistán, en el caso de ausencia, fuga, renuncia o muerte del presidente, el primer vicepresidente se convierte en el presidente interino. Actualmente me encuentro en mi país y soy legítimo presidente interino", escribía Saleh en su cuenta de Twitter.

El mandatario ha indicado que está manteniendo contacto con otros líderes políticos para asegurar su apoyo y consenso. En medio de las negociaciones en curso entre el gobierno afgano y los talibanes, el vicepresidente ha prometido que "nunca, y bajo ninguna circunstancia", se inclinará ante los talibanes.

Respuesta a Estados Unidos

Tras el discurso a la nación de este lunes del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, en el que dejaba claro que no se arrepentía de su decisión de que las tropas estadounidenses abandonasen Afganistán, Saleh ha contestado a Biden diciendo que es "inutil" discutir con él ahora.

A través de su cuenta de Twitter ha enviado un mensaje tanto a Estados Unidos como a la OTAN en el que deja claro que "a diferencia" de ellos, Afganistán no ha perdido el ánimo y que "se acaban las advertencias inútiles".

Desde el pasado 6 de agosto, los talibanes se hicieron con el control de todas las capitales provinciales y el día 15 entraron en Kabul, ocupando todas las instalaciones clave a excepción del aeropuerto donde miles de personas, bajo protección de las fuerzas estadounidenses y en medio del caos y el pánico generalizados, esperan la primera oportunidad para salir de Afganistán.

Publicidad