Perfil de Donald Trump, candidato a la presidencia en las elecciones de Estados Unidos

Publicidad

Elecciones EEUU 2020

Perfil de Donald Trump, candidato a la presidencia en las elecciones de Estados Unidos

Donald Trump se convirtió en presidente de Estados Unidos, para sorpresa de la mayoría, en 2016. Su mandato ha estado lleno de enfrentamientos con otros países y de mensajes en Twitter. Ahora, las encuestas electorales en EEUU no le favorecen, pero ha intentado convertir el coronavirus en un arma para ganar.

En resumen

"No sueno como un político porque no lo soy". Es una de las frases que a Donald Trump gusta de pronunciar en sus mítines. El candidato republicano se presenta a sí mismo como un iconoclasta de la política, un hombre cercano a la gente que desprecia a los políticos profesionales. A su rival demócrata, Joe Biden, le reprocha sus 47 años de actividad pública. Desde luego, la carrera de Donald Trump, el 45º presidente de los Estados Unidos de América no es nada común.

Donald John Trump nació en Nueva York hace 74 años. Una vez graduado en Economía, su padre, empresario de origen alemán, le puso al frente de los negocios familiares, básicamente de construcción. Tras pasar vicisitudes varias, incluida la bancarrota a finales de los 80, consiguió reflotar el grupo empresarial. Una de las claves de su éxito fue la presencia mediática. Donald Trump se convirtió ya en los 90 en una cara familiar para el ciudadano norteamericano medio: cameos en películas, concursos de belleza (fue propietario de Miss USA y Miss Universo), e incluso un reality en el que los concursantes aspiraban a dirigir una de sus empresas.

Ganador inesperado en las elecciones de EEUU en 2016

En 2015 anunció que aspiraba a la presidencia de EEUU y se presentó a las primarias del partido republicano. Muchos no le tomaron en serio, pero una campaña hiperactiva y cierto exceso de confianza por el lado del partido demócrata le convirtieron en el presidente de Estados Unidos de más edad en acceder al cargo, 71 años.

Su mandato ha estado lleno de polémicas, exabruptos (su cuenta de Twitter es un reflejo de su personalidad volcánica) y populismo. Su gestión de la pandemia de coronavirus o de las tensiones raciales le dejan en evidencia, pero Donald Trump no desmaya: ha sido capaz de convertir su propia enfermedad en un arma electoral.

Implacable con sus enemigos (llama a Joe Biden "sleepy Joe", "Joe el somnoliento"), las encuestas de las elecciones presidenciales de EEUU vaticinan su derrota, aunque él no se rinde. Quizá su forma de ser se resuma en el título de uno de los tres libros que ha publicado: "Piensa en grande y patea traseros, en los negocios y en la vida".

Publicidad