Los parques infantiles de bolas pueden ser de lo más divertido para los más pequeños, pero también son un nido de gérmenes debido a que en algunos locales pueden pasar semanas sin que nadie los limpie, según advierte un estudio.

Un grupo de investigadores de la Universidad de North Georgia examinó seis parques de bolas infantiles en todo el estado de Georgia, en Estados Unidos. De cada parque, los investigadores cogieron entre nueve y quince bolas para analizarlas de manera exhaustiva.

Una vez analizadas, los investigadores llegaron a la conclusión de que el número de bacterias y microorganismos era muy elevado: identificaron hasta 31 tipos diferentes de bacterias y una especie de levadura que puede provocar enfermedades.

Entre las bacterias encontradas en las bolas de los parques, los investigadores destacan el 'Enterococcus faecalis', que puede ser el causante de infecciones urinarias y meningitis; 'Staphylococcus hominis', que puede causar sepsis o 'Acinetobacter Iwofii', que puede provocar infecciones de la piel.

Por ello advierten de que los niños con cortes o heridas en la piel podrían tener un mayor riesgo de infección, especialmente si su sistema inmunológico no es fuerte.

Por ello, los investigadores recomiendan instaurar un protocolo de limpieza que sea igual para todos los parques de bolas infantiles con el fin de proteger a los niños y evitar posibles infecciones.