Unas lonas de protección van a ser desplegadas por personal especializado en trabajos de altura para proteger la catedral Notre Dame de París ante las previsiones de lluvia de los próximos días. El servicio de prensa de la catedral confirmó este martes el inicio de los trabajos para ese despliegue, ilustrados con imágenes del material elevado por una grúa desde el exterior.

"La mayor prioridad es proteger la catedral de la lluvia que va a llegar", explicó el arquitecto jefe de Notre Dame, Philippe Villeneuve, que en una entrevista al canal 'BFMTV' subrayó su voluntad de "acelerar el movimiento" ante las previsiones que anuncian precipitaciones en los próximos días.

De acuerdo con los servicios meteorológicos, esta misma noche podrían producirse las primeras lloviznas, a las que debería sumarse sobre todo el jueves una lluvia más persistente y viento. Se trata de evitar que sufran todavía más las bóvedas, que han quedado al descubierto desde el incendio de la cubierta el lunes de la semana pasada, tras haberse empapado del agua que lanzaron los bomberos durante las labores de extinción. La colocación de esas lonas provisionales debe estar finalizada esta semana, según Charlotte Hubert, arquitecta jefe de los Monumentos Históricos y portavoz del equipo de reconstrucción de la catedral.