Un paquete que iba dirigido a Austin (Texas) ha explotado en la oficina de la compañía postal FedEZ en la localidad de Schertz, en el estado de Texas. A causa de la explosión un empleado ha resultado herido pero su vida no corre peligro. El paquete llevaba clavos y metralla.

"Poco después de las doce de la noche, un paquete destinado a Austin (Texas) ha estallado en el centro de distribución de FedEx situado en el número 9935 de la calle Doerr. Se cree que el paquete contenía metralla y clavos", ha indicado el Departamento de Bomberos de San Antonio.

Se ha suspendido provisionalmente la gestión de los envíos de los paquetes que se encuentran en el centro de distribución. La deflagración de este martes llega después de que la Policía de Austin informara el lunes de que está buscando a una única persona como sospechosa de cuatro explosiones registradas en las últimas semanas en la ciudad y que han dejado dos muertos.

"Claramente hacemos frente a un único responsable", dijo el jefe de la Policía de Austin, Brian Manley. "Tendremos que determinar si hay una ideología específica detrás de esto", señaló, según la cadena de televisión estadounidense NBC.

Las autoridades advirtieron de que los artefactos explosivos son cada vez más sofisticados. La anterior explosión, que dejó dos heridos, tuvo lugar el domingo. Previamente, Anthony Stephan Hose, un afroamericano de 39 años, murió tras el estallido de otro paquete el 2 de marzo.

En el segundo suceso, registrado el 12 de marzo, murió un músico afroamericano de 17 años, mientras que su madre resultó herida en estado crítico. Horas después, una tercera explosión hirió a una mujer de origen hispano de 75 años.

Las fuerzas de seguridad han recibido más de 700 llamadas denunciando la presencia de paquetes sospechosos en la zona desde que tuvo lugar el primer incidente a principios de marzo.