LOS PASOS A DAR TRAS LA SALIDA DE LA UE

Este es el calendario político para los días después del 'brexit'

Los británicos han decidido en referéndum salir de la Unión Europea. Tras la dimisión del primer ministro David Cameron, Reino Unido se enfrenta a un periodo de trámites para que se haga efectiva la salida del país. Un plazo que podría extenderse dos años y que se inicia de forma inmediata con las siguientes citas políticas.

Brexit

Publicidad

VIERNES 24 DE JUNIO

El primer ministro británico, David Cameron, que ha anunciado que dejará paso a un nuevo primer ministro en 3 meses, ha dicho que notificará a la UE "inmediatamente" el resultado, pero esto podría llevarle unos días. Por su parte, el Banco de Inglaterra y el Banco Central Europeo, junto con sus aliados mundiales, se presupone que tienen planes de contingencia para hacer frente al golpe que la salida de la UE supone para la libra esterlina.

DOMINGO 26 DE JUNIO

El presidente de la Comisión Europea, JeanClaude Juncker, presidirá una reunión de emergencia del colegio de comisarios, incluido el británico Jonathan Hill. La 'Sala B', donde un equipo de 'bomberos' integrado por abogados y expertos de la UE estará preparado. "La idea es tener todo preparado para el lunes", explicó un funcionario. El inicio de una nueva semana en los mercados financieros mundiales verá a inversores y votantes reclamando respuestas sobre hacia dónde se dirigen Reino Unido y la UE. Cabe esperan que ambos ofrezcan garantías de negociaciones ordenadas, mientras nada cambia de forma inmediata, ni para las empresas ni para los ciudadanos.

MARTES 28 DE JUNIO

Está convocada una cumbre europea. A pesar del anuncio de su dimisión, se espera que el premier David Cameron acuda a la cena en Bruselas. La gran incógnita es si notificará al presidente del Consejo, Donald Tusk, que está activando. Artículo 50 de la UE, la base legal para que Reino Unido abandone el bloque. En Londres, los eventuales sucesores y partidarios del Brexit podrían intentar ganar tiempo. Hasta que Reino Unido dé a conocer su jugada, la UE estará atada de pies y manos, aunque muchos estarán impacientes en que se aclare que no habrá nuevas conversaciones para intentar retenerles.

MIÉRCOLES 29 DE JUNIO

En el segundo día de la cumbre los líderes de los otros 27 estados hablarán sin Cameron en la sala, un patrón al que los británicos tendrá que habituarse. El Artículo 50 fija un límite dedos años para consumar el divorcio. La UE deberá rellenar un vacío del tamaño de Reino Unido en su presupuesto y apaciguar a los millones de ciudadanos de la UE en Reino Unido y los británicos que viven en el continente sobre sus futuros derechos.

Los líderes de la UE, especialmente Alemania y Francia, podrían optar por una rápida demostración de unidad e integración. Una opción podría ser una cooperación en materia de defensa más estrecha, ya sin el escéptico Reino Unido, ya que de hecho en la agenda de la cumbre está prevista una revisión de la política de seguridad. Los líderes europeos deberán dar a la Comisión Europea el mandato de negociación. Algunos en Reino Unido creen que las discusiones para la salida durarán más de dos años, pero una extensión requiere la unanimidad de la UE, algo que pocos en Bruselas esperan.

UNA SEMANA DESPUÉS DEL 'BREXIT'

La legislación europea se seguirá aplicando en Reino Unido hasta dos años después del inicio de las negociaciones. Desde ese momento, se dejarán de aplicar. Entretanto, los parlamentarios británicos seguirán en la Eurocámara, Hill seguirá en la Comisión, miles de británicos seguirán trabajando como funcionarios de la UE y los ministros británicos seguirán acudiendo a los consejos.

Pero no tendrán verdadera voz y Reino Unido planea renunciar a su presidencia de la UE en la segunda mitad de 2017. Con ello, el testigo pasaría a Estonia, en la que sería su primera vez como presidenta de turno. Hay quien habla de presiones para excluir a los eurodiputados británicos de su voto en las leyes europeas y privar a Hill, designado por Cameron, de su sensible cartera que supervisa la regulación de los servicios financieros. La relación entre la UE y Reino Unido tras su salida es la gran incógnita. Muchos líderes europeos, recelosos de los votantes euroescépticos en sus países, están decididos a que Reino Unido no pueda tener acceso a los mercados comerciales y financieros de la UE si quiere mantener a los trabajadores comunitarios fuera de su territorio.

Según responsables europeos, sostienen: "las cuatro libertades o ninguna", en referencia a la libertad de movimientos de bienes, servicios, capital y personas contemplada por los tratados. Otros son más contundentes: "fuera significa fuera". Uno de los grandes temores de la UE es que se produzca un "efecto dominó" que tenga un mayor coste a largo plazo que la marcha de Reino Unido. El 'Brexit' "rompería un tabú", en palabras de Juncker. "Si otros abren la puerta, inspirados por el modelo británico, veremos una riada de referéndums, que privarán al proyecto europeo de toda credibilidad", ha prevenido

Publicidad