Un ingeniero de Melbourne ha denunciado a su jefe por tirarse un pedo repetidamente y ponerle "su trasero" encima. David Hingst, de 56 años, interpuso una demanda contra la empresa el año pasado, pero un juez de la Corte Suprema determinó que el empleado no había sido intimidado.

David Hingst ha llevado ahora su caso al Tribunal de Apelación porque, según afirma, "la flatulencia es una forma de acoso". "Yo estaba sentado con la cara contra la pared y él entraba en la habitación, que era pequeña y no tenía ventanas, se tiraba un pedo detrás de mí y se iba de la sala. Así, como cinco o seis veces al día", explica en la denuncia.

El ingeniero asegura que Greg Short, su jefe, también lo había acosado por teléfono y, a veces, lo insultaba con gestos. "Me ponía encima su trasero mientras trabajaba", asegura David ante el juez, según recoge el Daily Mail

Pero los jueces de la apelación también escucharon que el David Hingst había llamado a su supervisor 'Mr Stinky' ('Señor apestoso') en alguna ocasión. "Y usted le roció desodorante", dijo el juez Phillip Priest.

En cualquier caso, el juez ha señalado que los pedos no son la cuestión clave de la denuncia de David Hingst, ya que se había centrado más en las llamadas telefónicas. Aun así el ingeniero asegura que la flatulencia le había causado un "estrés severo" y se debería tener en cuenta. Además ha señalado que el comportamiento de su jefe era parte de una conspiración para deshacerse de él.

Los jueces del Tribunal de Apelación emitirán su fallo sobre la apelación el viernes.