Una pareja de Texas, en Estados Unidos, se enfrenta a múltiples cargos relacionados con la muerte de su hija de tres años, tras ser ser encontrados sus restos humanos en un cubo lleno de ácido.

La policía dijo que Mónica Domínguez, de 37 años, y Gerardo Zavala Loredo, de 32, fueron acusados ​​de poner en peligro a los niños, el abuso de un cadáver y la manipulación de pruebas.

Las autoridades alegan que Domínguez y Loredo intentaron deshacerse de los restos de su hija Rebecca Zavala colocándolos en un contenedor lleno de ácido. Domínguez dijo a las autoridades que su hija se había ahogado mientras no estaba siendo supervisada adecuadamente.

El policía Laredo y un equipo de materiales peligrosos (HAZMAT, por sus siglas en inglés) descubrieron el cubo con restos humanos dentro de un armario en el apartamento de la familia después de recibir una llamada que advertía de actividades sospechosas en la zona.

Domínguez y Zavala Loredo tienen otros cuatro hijos, que han sido puestos bajo custodia de protección oficial mientras se lleva a cabo la investigación.