Centenares de vehículos, procedentes de Portugal, atraviesan estos días la frontera con España para repostar sin restricciones en las gasolineras de ciudades como Ayamonte o Rosal de la Frontera, en Huelva. El motivo se debe a la huelga declarada en Portugal por las limitaciones impuestas en las gasolineras del país, que limitan en 15 litros el depósito de los vehículos a la hora de repostar.

Los fines de semana son los días donde más portugueses vienen a Andalucía para llenar el depósito de su vehículo sin ninguna limitación que se lo impida. De esta manera, aprovechan que el precio de la gasolina en España es inferior al de Portugal.

Tras la huelga se esconde el conflicto entre los transportistas de mercancías peligrosas y la patronal del sector, la Asociación Nacional de Transportadores Viales de Mercancías (Antram), que llevan meses tratando de llegar a un acuerdo.

Las diferencias entre los interlocutores ya originó una huelga en el pasado mes de abril. Esto provocó el vaciamiento de las gasolineras, obligando a los aviones portugueses a repostar en España e impidiendo el buen funcionamiento del transporte público.