46.997167

Publicidad

Coronavirus Cataluña

El plan de Cataluña para reabrir en diferentes fases hostelería, comercio y ocio a partir del lunes

La Generalitat última un plan para reabrir a partir del lunes actividades de restauración, culturales y deportivas que actualmente están restringidas para hacer frente a la segunda ola de coronavirus.

En resumen

Cataluña, después de semanas de duras restricciones por coronavirus, tiene ya preparado el plan para la desescalada que empezará a poner en marcha a partir del próximo lunes, día 23 de noviembre.

La consellera de Presidencia y portavoz del Gobierno Catalán, Meritxell Budó, ha explicado que la Generalitat prevé reabrir a partir del lunes actividades de restauración, culturales y deportivas que actualmente están restringidas para hacer frente a la segunda ola de coronavirus en Cataluña. El plan de reapertura será aprobado mañana miércoles, se hará "en diferentes fases" y en función de la evolución de los datos epidemiológicos.

Abren bares y restaurantes con aforo y solo hasta las 17 horas

La propuesta del Departamento de Salud de la Generalitat que deberá ser aprobado en el Plan Territorial de Protección Civil de Cataluña (Procicat) contempla que el inicio de la desescalada de la segunda ola de la covid-19 comience el próximo lunes, 23 de noviembre, con una reapertura de bares y restaurantes al 30 % de su aforo, tanto en terraza como en interior, aunque solo hasta las 17.00 horas, y al 50 % en museos, teatros, cines y auditorios.

El plan mantiene el cierre perimetral de Cataluña y por municipios los fines de semana, que pasará a ser este último por comarcas a partir del 7 de diciembre.

Navidad: Reuniones de no más de 10 y toque de queda

La desescalada se estructurará en cuatro tramos que serán de 15 días, mientras que el toque de queda nocturno se mantendrá más allá de Navidad, cuando las reuniones no podrán ser de más de 10 personas y de dos grupos de convivencia como máximo.

La hoja de ruta de la desescalada de la segunda ola de coronavirus en Cataluña se ha preparado para seguirla en caso de que los nuevos ingresos semanales en los hospitales sigan decreciendo y la velocidad de contagio del virus (Rt) se mantenga por debajo de 0,9, y si estos indicadores subieran se plantearía revisar las medidas de reapertura.

El próximo lunes, según el plan, comenzará el primer tramo de reapertura, en el que se mantendría la obligatoriedad de reducir la actividad social a grupos de máximo 6 personas, con una apertura de bares y restaurantes al 30 % de su aforo y en horario de seis de la mañana a cinco de la tarde.

Aforo para el ocio y el culto religioso

Las actividades culturales y recreativas serán con aforos del 50 % en museos y salas de exposiciones, cines, teatros, auditorios y salas de conciertos, y del 30 % los actos religiosos y ceremonias civiles, con un máximo de 100 personas.

Las universidades seguirán teniendo que dar las clases teóricas de forma virtual y los institutos seguirán reduciendo la actividad presencial en Bachillerato y ciclos formativos, mientras que se mantienen cerradas las actividades extraescolares que no son de grupos estables.

Seguirá restringida la entrada y salida de Cataluña durante toda la semana, seguirá el confinamiento por municipios los fines de semana y continuarán suspendidos los congresos, convenciones y ferias.

Comercio

No habrá variaciones en cuanto al comercio, los pequeños podrán abrir al 30 % de su aforo y continuarán cerrados los centros comerciales, excepto las tiendas de productos de primera necesidad.

El deporte podrá retomar sus actividades en instalaciones y equipamientos deportivos al aire libre al 50 % y con una participación de máximo de grupos de 6 personas, excepto en los profesionales y federados.

Segunda fase: a partir del 7 de diciembre

El segundo tramo de desescalada, que comenzaría el lunes 7 de diciembre, dejaría reabrir bares y restaurantes al 50 %, pero solo hasta las 17 horas, los cines, teatros y auditorios podrían ocupar el 70 % de su aforo, y el cierre perimetral de Cataluña seguiría durante toda la semana, pero el confinamiento de fin de semana pasaría de ser municipal a ser comarcal.

El pequeño comercio y los mercados ampliarían al 50 % su aforo, aunque seguirían cerrados los centros comerciales, y los equipamientos deportivos y gimnasios seguirían limitados al 50 % siempre al aire libre.

21 de diciembre: Tercera fase

El tercer tramo de la desescalada, a partir del lunes 21 de diciembre, se ampliaría a 10 el número de personas permitidas en una reunión social, y los bares y restaurantes ya podrían abrir hasta las 21.00 horas con el 50 % de su aforo, además de permitirse una movilidad ampliada entre comarcas, aunque seguiría el confinamiento perimetral por coronavirus de Cataluña.

Las actividades culturales seguirían al 70 % de su aforo y podrían reabrir los centros comerciales, pero con el 30 % de su aforo únicamente.

Los equipamientos deportivos al aire libre aumentarían al 70 % su aforo.

Si todo va bien, a partir del 4 de enero

En el cuarto y último tramo de la desescalada, que sería a partir del 4 de enero, se mantendría reuniones de máximo 10 personas; bares y restaurantes al 50 % hasta las 21.00 horas; el bachillerato y ciclos formativos recuperarían el 100 % de presencialidad; y continuaría el cierre perimetral de Cataluña, pero ya no habría restricciones en su interior.

Cines, teatros, auditorios y salas de conciertos continuarían al 70 % de aforo; los centros comerciales y comercios estarían al 50 % de aforo; y se abrirían los gimnasios en locales cerrados al 50 % de su capacidad, con la recuperación de todas las competiciones deportivas no profesionales.

Durante los cuatro tramos de desescalada en Cataluña se mantendrá el toque de queda nocturno y el cierre de espacios infantiles lúdicos interiores, bingos, casinos y salas de juego, así como la suspensión de todas las fiestas mayores.

La propuesta de la hostelería

Por su parte, todo el sector de la restauración catalán se ha reunido en un acto unitario para reclamar la apertura de los locales, ayudas y condonación de impuestos, a la vez que ha presentado un plan para su reapertura, consensuado con la Conselleria de Empresa, cuya primera fase empezaría el próximo lunes, con una apertura del 30 % del aforo interior y del 50 % si se pueden mantener la distancia de dos metros entre las mesas.

La propuesta incluiría, en esta primera fase, que iría hasta el 8 de diciembre, la reapertura del 100 % de las terrazas, siempre que se pueda mantener las distancias de seguridad, la utilización de la mascarilla entre plato y plato, ventilación y las medidas de higiene recomendadas, además de que el horario de apertura se alargaría hasta las 23:00 horas y el máximo de personas en cada mesa sea de seis.

La segunda fase, que iría del 9 de diciembre al 6 de enero, incluye un aforo interior del 50 % y hasta del 75 %, si las distancias entre mesas lo permiten, con las mismas medidas de ventilación e higiene anteriores, la apertura permitida hasta la 01.00 horas y con un máximo de 10 personas por mesa.

La fase tres entraría en funcionamiento a partir del 7 de enero y ya incluiría un aforo sin restricciones, con ventilación y con las medidas de higiene establecidas.

Publicidad