Unas 400 personas, según la Guardia Urbana, convocadas por los CDR, han boicoteado un acto de Vox en Barcelona y han arrojado huevos y otros objetos contra el miembro del comité ejecutivo nacional de esta formación, Jaume Buxadé, que ha tenido que ser escoltado hasta su coche por los Mossos d'Esquadra.

Los hechos han sucedido poco después de las 18:30 horas frente a la puerta de un bar en la calle Balmes de Barcelona, donde Vox había convocado un encuentro con jóvenes bajo la denominación de "Cañas por España", después de trasladar este acto -que estaba previsto inicialmente en Poblenou- ante la amenaza de los CDR.

Unas 150 personas se han concentrado en esta calle para protestar contra Vox y han cortado el tráfico mientras proferían consignas como "fuera fascistas de nuestros barrios", "el machismo y el fascismo no pasarán" y "Barcelona será la tumba del fascismo".

Cuando Jaume Buxadé atendía a los periodistas que han acudido a cubrir el acto, varios huevos y otros objetos han impactado en los periodistas y en el dirigente de Vox, que ha tenido que ser escoltado por la policía autonómica hasta su automóvil, mientras los agentes han montado un cordón policial para contener a los manifestantes. Buxadé ha afirmado que la protesta "es un auténtico ataque a la libertad de expresión, a la libertad de opinión y a la libertad ideológica.