78

Publicidad

Regularización fiscal

Los expertos cuestionan que la Agencia Tributaria no haya investigado los movimientos del Rey emérito

La segunda regularización fiscal realizada por el monarca es, según los expertos, un movimiento para librarse de cualquier sanción o responsabilidad penal. En diciembre fue la primera vez que Juan Carlos I decidió regularizar sus cuentas abonando 678.393 euros.

El rey emérito, Juan Carlos I, ha presentado una declaración "sin requerimiento previo" por valor de 4.395.901,96 euros. Una regularización fiscal que persigue el claro propósito de librarse de cualquier sanción o responsabilidad penal según los expertos. Del mismo modo, cuestionan que la Agencia Tributaria no haya investigado estos movimientos con anterioridad.

Con el pago de esta cantidad se le exime de posibles delitos, lo que deja algunas dudas sobre la mesa. A los técnicos de Hacienda les sorprende que la Agencia Tributaria no abriese antes una investigación que hubiera permitido perseguir supuestas irregularidades. Sin embargo, no es la primera vez que ocurre. El pasado 9 de diciembre, el monarca decidió regularizar sus cuentas abonando 678.393 euros por una deuda contraída entre los años 2016 y 2018. En aquel momento no se solicitó ninguna aclaración.

Se le exime de toda responsabilidad penal

Si Hacienda acepta este segundo pago que acaba de presentar, el emérito solo tendrá que estar pendiente de las otras 3 causas judiciales que le afectan: supuesto cobro de comisiones en la construcción del AVE a la Meca, uso de tarjetas de crédito opacas y los supuestos 10 millones de euros que Juan Carlos I tendría en una cuenta activa en la isla de Jersey.

Esta regularización fiscal podría facilitar la vuelta a España de Juan Carlos I aunque desde el Gobierno y la Casa Real han manifestado que el regreso del monarca es una cuestión de ámbito privado. Lo que sí ha querido dejar claro el presidente del Ejecutivo central, Pedro Sánchez, es su rechazo ante "conductas incívicas".

Publicidad