120.00

Publicidad

Investigación

El PP, pendiente de la decisión del juez sobre el caso Kitchen

Los mensajes del secretario de Estado de Seguridad durante el Gobierno de Rajoy sobre lo que le pedían que hiciera para saber las intenciones de Luis Bárcenas dejan al PP a la espera de ver si, otra vez, ve a dirigentes suyos llamados a declarar ante el juez.

El líder del PP, Pablo Casado, ha marcado distancia con la dirección del partido en la época en la que se enmarca la Operación Kitchen, pero en el Congreso ha cogido fuerza la opción de que haya una comisión de investigación parlamentaria al respecto. Y todos miran al juzgado que la investiga para ver si el magistrado admite las peticiones de la fiscalía. El levantamiento del secreto de sumario de la llamada pieza Kitchen ha generado una tormenta política porque se han conocido conversaciones, mensajes y presuntas actividades sobre la existencia de un presunto "operativo parapolicial" encargado, "aparentemente", de localizar "material documental comprometedor para altos dirigentes" del PP, en manos de Bárcenas.

¿Hasta dónde llegará?

El juez que instruye esta pieza apunta a la posible responsabilidad de altos cargos de la administración general del Estado durante el Gobierno de Mariano Rajoy, en concreto de los años 2012-2016. La Fiscalía Anticorrupción ha pedido imputar al exministro de Interior Jorge Fernández Díaz y a la ex secretaria general de los populares María Dolores de Cospedal. Además, uno de los mensajes que se han conocido, del que fuera secretario de Estado de Seguridad con Fernández Díaz, menciona al entonces presidente del Gobierno y líder del PP, Mariano Rajoy.

El móvil del exsecretario de Estado de Seguridad

Pocos meses antes de ser imputado por el juez del caso Kitchen, el exsecretario de Estado de Seguridad Francisco Martínez con el ministro Fernández Díaz dejó por escrito su estrategia de defensa en una nota intervenida en su teléfono móvil en la que advertía de que él no iba a ser un "mártir" y que, si el juez lo citaba, sería "muy claro".

Defensa ante lo que pudiera venir

Martínez escribió la nota el 13 de octubre de 2019, casi un año después de que empezara la causa y cuando ya se sentía abandonado por el partido -había quedado fuera de las listas y con ello había perdido el aforamiento-, y, sobre todo, por su antiguo jefe, el exministro del Interior Jorge Fernández Díaz. El exsecretario de Estado había registrado ante notario los mensajes que intercambió con Fernández Díaz en 2013, cuando comenzó la operación, que muestran, según sus propias palabras, que recibió "instrucciones muy concretas" para coordinar a los implicados en el espionaje a Bárcenas para robarle la documentación que pudiera afectar a la cúpula del PP. Además, poco después de ir al notario, escribió en su teléfono una nota titulada "Mensajes para trasladar", en la que advertía que, si le llamasen a declarar -como ya apuntaban los medios de comunicación-, sería "muy claro" en todas su explicaciones y aportaría "todo el material probatorio" que tuviera. Hay otros mensajes comentando esta situación.

Sin apoyo

En sus notas, Martínez apunta que tanto él como su familia han sufrido mucho sin que "NADIE del partido (del equipo anterior o del actual)" mostrara "el más mínimo interés" en ayudarle y que, además, filtraron que el espionaje a Bárcenas era problema suyo. Según él, esa operación no fue iniciativa suya, "sino todo lo contrario". "Recibí instrucciones MUY CONCRETAS (las primeras el 13/07/2013, cuando Fernández Díaz le dio el nombre del chófer de Bárcenas) y tuve presión diaria para obtener y transmitir la información". "A mí este asunto ni me importaba, ni me preocupaba, ni me interesaba, pero escuché muchas veces de mi superior que era 'el asunto más importante que teníamos entre manos'... Y todo eso lo puedo demostrar". En ese contexto, dice que será muy claro ante el juez cuando declare: "Lo que nadie puede pretender es que sea una especie de mártir en una causa que no era la mía, que nunca lo fue y en la que me vi involucrado exclusivamente por lealtad y obediencia".

Un caso de otros

Añade una seria advertencia: "Lo que deben tener claro es que yo pediré autorización para hablar de TODO y que tengo muy claro que en el asunto que nos ocupa hubo otros servicios que intervinieron. Si lo que se pretende es desclasificar y liberar el SECRETO, será sobre todo, no solo sobre lo que a mí me pueda perjudicar". Esa referencia velada al CNI no es la única que aparece en el escrito remitido por la Fiscalía al juez en el que se recoge la nota de Martínez. También hay una conversación mantenida el 13 de julio de 2013, entre Martínez y Fernández Díaz en la que se menciona un contacto, "Cecilio", alusión en clave al servicio de inteligencia:

- Francisco Martínez: "Entiendo que hablamos mañana en cuanto tengas el contacto Cecilio. Yo estaré viajando pero totalmente de guardia y conectado".

- Fernández Díaz: "Yo lo tendré al acabar el Consejo, así hemos quedado. Total coordinación y medios. Hay que conseguir esa info...".

- Francisco Martínez: "Ok. Espero tu llamada después del Consejo. Bs noches".

En la nota intervenida, el exsecretario de Estado incluye su análisis de lo ocurrido: "El desastre que supuso la detención del Yeti (en alusión a Villarejo) lo provocó FSR (Félix Sanz Roldán, entonces director del CNI) con pleno conocimiento de SSS (Soraya Sáenz de Santamaría) y bajo la pasividad total de Zoido (entonces ministro del Interior), que no se enteraba de nada". "Que nadie pretenda ahora que este problema es mío", concluye.

Publicidad