La Junta Electoral respondió este lunes al presidente de la Generalitat, Quim Torra, que tenía que retirar de las fachadas de los edificios públicos los lazos y 'las esteladas' o podría incurrir en delito. Sin embargo, él no ha cambiado de parecer.

Como finalmente no ha atendido al requerimiento y no ha retirado estos lazos, banderas y símbolos, Torra podría tener dos problemas. Por un lado se encuentran los administrativos, ya que podría enfrentarse a una multa de un máximo 3.000 euros.

Por otro lado, lo más importante son los problemas penales. Si le condenan por desobediencia quedaría inhabilitado de seis meses a dos años y no podría ejercer el cargo durante ese tiempo. Ya ha precedentes de ello. La localidad de Berga, por ejemplo, fue inhabilitada medio año por no descolgar la 'estelada' del balcón municipal durante la campaña hace cuatro años.