114.005167

Publicidad

Coronavirus

La Comunidad de Madrid recurrirá la decisión judicial ante la prohibición de fumar y pide leyes de ámbito nacional frente al coronavirus

El viceconsejero madrileño de Salud Pública y Plan Covid-19, Antonio Zapatero, ha asegurado que no entiende la decisión del juez de anular la prohibición de fumar y opina que "en la situación en la que estamos en este país", debería haber "cierta uniformidad" en el criterio judicial.

El caos normativo que existe en España, donde en cada Comunidad Autónoma se aplican unas leyes diferentes para frenar la expansión del coronavirus a expensas de que los jueces no anulen esas medidas posteriormente, complica la lucha contra la COVID-19.

Ese es el escenario que se ha encontrado la Comunidad de Madrid, la región que más casos notifica a día de hoy y que ha visto como un juez anulaba as últimas medidas consensuadas frente al coronavirus, desde la prohibición de fumar si no se respetan los dos metros de distancia al cierre del ocio nocturno.

El juez madrileño que suspendió esas restricciones argumentó que no se pueden poner en marcha sin un estado de alarma que lo avale.

Algún precedente hay en Cataluña, pero en general muchas comunidades siguen tomado medidas restrictivas, en algunos casos confinamientos de pueblos enteros, sin que la justicia lo suspenda.

Zapatero no entiende la decisión y pide una normativa nacional

Por eso dicen desde la Consejería de Sanidad madrileña que no entienden la decisión del juez y piden leyes de ámbito nacional.

"Lo único que se busca es diminuir la transmisión de la infección", explica el viceconsejero madrileño de Salud Pública y Plan Covid-19, Antonio Zapatero.

En la Comunidad de Madrid, de momento, se han quedado sin efecto las nuevas medidas para controlar la expansión del virus. Algunos dueños de locales nocturnos, no saben si abrir o cerrar, los hosteleros tampoco si cierran a la una de la madrugada o no.

Los ciudadanos tampoco saben si se puede o no se puede fumar en las terrazas a una distancia inferior a dos metros. Un caos en toda regla en mitad de una situación muy complicada.

Publicidad