La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, someterá a la decisión de la Junta de Portavoces del Ayuntamiento de Barcelona si el consistorio vuelve a colocar en la fachada del edificio el lazo amarillo en solidaridad con los presos soberanistas.

"Si la Junta de Portavoces está de acuerdo, volveremos a poner el lazo amarillo en la fachada del Ayuntamiento", ha explicado el concejal de BComú Joan Subirats, en una entrevista de Catalunya Ràdio.

El lazo amarillo será uno de los primeros temas de debate entre los dos nuevos socios de gobierno municipal, BComú y el PSC, ya que la fuerza de Colau fue partidaria de colocarlo en el anterior mandato, mientras que los socialistas catalanes no son favorables.

El lazo amarillo podría volver a la fachada ya que, aparte de BComú, ERC y JxCat también son favorables y los tres sumarían la mayoría en este asunto.