Tensión a las puertas del Ayuntamiento de Barcelona después de que esta madrugada un grupo de personas haya descolgado una pancarta con un lazo amarillo en defensa de los políticos presos.

Lo hacen, dicen, para que se cumpla la orden de la Junta Electoral, que ha pedido que se retiren estos símbolos de los edificios públicos. Los agentes de la Guardia Urbana los han identificado, tras forcejear con ellos.

Sin embargo, esta acción ha durado poco ya que a primera hora de la mañana un grupo de operarios ha vuelto a colocar un cartel con el lazo amarillo en la fachada del Ayuntamiento de la ciudad condal.

El objetivo inicial de este grupo de personas era retirar la pancarta de la fachada de la Generalitat, pero no lo consiguieron. Esta pancarta va a seguir colgada ya que Quim Torra ha informado a la Junta Electoral que no va a retirar ninguna pancarta con lazo amarillo de ningún edificio oficial.