El presidente del PP, Pablo Casado, ha advertido de que se ha puesto en marcha una "guerra sucia" contra su partido, "con insultos, instrumentalización de las instituciones e intentos de deslegitimar al adversario", mientras los populares se están ocupando de "política educativa y pensiones".

"Mientras otros insultan o buscan guerra sucia", ha dicho Casado, "mientras otros quieren cambiar el logotipo de las embajadas y parecen olvidarse de que estamos en una monarquía y no en una república, nosotros presentamos propuestas"; "ladran, luego cabalgamos", ha añadido durante la presentación en Alcalá de Henares de los candidatos de la zona este de Madrid a las elecciones municipales y autonómicas del 26 de mayo.

Además de reiterar algunas propuestas ya conocidas en materia de pensiones, como garantizar el blindaje fiscal de los planes de ahorro y pensiones, ha destacado el compromiso del PP para eliminar el impuesto de sucesiones, patrimonio y actos jurídicos documentados de las hipotecas.

Asimismo, ha señalado su intención de bajar el IRPF por debajo del 40 % y el de sociedades por debajo del 20 %.

Opina que el actual ejecutivo "es un irresponsable al cargarse la realidad presupuestaria y apelando al miedo de los pensionistas".