Publicidad

Okupas

El miedo de los vecinos de Balmaseda a la familia okupa: "No se puede vivir"

Los vecinos de Balmaseda (Vizcaya) llevan manifestándose tres noches para pedir la salida de una familia okupa presuntamente conflictiva.

Los vecinos de Balmaseda, en Vicazaya, viven atemorizados desde hace ocho meses por la ocupación ilegal de una vivienda del pueblo. Este domingo salieron a la calle en una marcha para exigir que la familia okupa se vaya de la localidad. Dicen que son unos vecinos muy conflictivos que han sembrado el miedo en la localidad.

Bajo el grito de "no pintan nada" o "que se vayan de aquí", los convocantes de las manifestaciones se han juntado en el pueblo durante los tres últimos días para protestar por una sensación compartida: están hartos de pasar miedo.

Los jóvenes del pueblo organizan las marchas y los vecinos responden porque el hartazgo es compartido por todos.

El miedo a los okupas se extiende en Balmaseda

Hace ocho meses, una familia se instaló en una vivienda okupada. Uno de los miembros de los okupas está acusado de una presunta agresión sexual en otro pueblo cercano.

Y este caso ha generado malestar en Balmaseda. Según han relatado los residentes a Antena 3, no les sobran los motivos para pedir la salida de la familia okupa.

Sentimos bastante miedo por lo que nos puede pasar

Vecino de Balmaseda, sobre los okupas

Aseguran que roban a los niños cuando salen de entrenar, amenazan a la gente, han llegado a romper los cristales del tren y han provocado ataques de ansiedad entre las víctimas. "No se puede vivir. Sentimos bastante miedo por lo que nos puede pasar", cuentan los jóvenes de Balmaseda a este medio.

El Ayuntamiento, partidario de resolverlo en la Justicia

Pero a pesar de las denuncias de los vecinos, el Ayuntamiento pide calma y prefiere que sea la Justicia la que resuelva el caso. De hecho, ha pedido a los residentes que no se tomen la Jusdticia por su propia mano y que denuncien.

De momento, los vecinos de Balmaseda ya han iniciado los trámites legales para desalojar a la familia okupa de la vivienda. Sin embargo, el hartazgo y el miedo que sienten no ha evitado que salgan a la calle durante tres noches consecutivas y que, en ocasiones, se haya vivido algún momento de tensión en las manifestaciones.

De hecho, la Policía tuvo que intervenir en la marcha del domingo para evitar incidentes.

Publicidad